EN 2050 PODRÍAMOS TENER UN SUMINISTRO DE ENERGÍA 100% RENOVABLE

Según el informe “Energy Report” elaborado por la organización conservacionista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en el 2050 es viable técnica y económicamente cambiar a una energía 100% renovable. ¿Pero es realmente posible conseguir un suministro del 100% de energía renovable para todos los habitantes del Planeta para el año 2050?

El informe asegura que sería posible si se adoptan medidas y se adquiere un compromiso firme para priorizar las energías renovables sobre las convencionales. De este modo, además de mejorar el medio ambiente y combatir el cambio climático, se ahorraría muchos costes económicos a largo plazo.

Cabe destacar, que según la Agencia Internacional de la Energía cada año que se retrasa la implantación de estas nuevas energías, conlleva un coste económico de 500 mil millones de dólares en la inversión que necesita el sector energético entre 2010 y 2030 para realizar la transición hacia una economía baja en carbono.

Una de las vías para alcanzar el ambicioso objetivo del suministro con energía 100% renovable es el ahorro energético. La pregunta es: ¿cómo podemos hacer más mientras usamos menos energía? Actualmente, en cada sector existen soluciones que pueden ofrecer grandes ahorros de energía.

Por ejemplo, en el ámbito de la fabricación se debe apostar por utilizar materiales reciclados, en este sentido la fabricación de nuevos productos de aluminio reciclado en lugar de aluminio primario disminuye el uso total de energía en más de dos tercios.

Por su parte, el diseño de productos también tiene importantes consecuencias para el uso de energía. Cuando se fabrican automóviles con marcos ligeros o más pequeños, se reduce la necesidad de acero intensivo, así como el uso de energía combustible durante su fabricación.

Además, el mundo cuenta ya con la capacidad en arquitectura y construcción para construir edificios que casi no requieren energía convencional para calefacción o refrigeración, mediante construcción hermética, bombas de calor y luz solar.

Al mismo tiempo, tenemos que mejorar radicalmente la eficiencia energética de los edificios existentes. Podríamos reducir las necesidades de calefacción en un 60% al aislar paredes, techos y plantas bajas, reemplazando las ventanas antiguas e instalando sistemas de ventilación con recuperación de calor. Los sistemas solares térmicos y las bombas de calor cubrirían las restantes necesidades de calefacción y agua caliente.

Si quiere saber más, consulta el informe completo aquí.

 

Genera Quatro

Add your Biographical Info and they will appear here.