EL MANTENIMIENTO HOSPITALARIO: CUANDO NO SÓLO LOS MÉDICOS SON IMPORTANTES PARA CUIDAR NUESTRA SALUD

Los centros de salud y hospitales son espacios que tienen como finalidad curar a las personas y mejorar la calidad de vida de la población, nunca cierran, en ellos no se puede parar, es por esto que el mantenimiento que se realiza en estas instalaciones es sumamente específico y sólo debe confiarse a una empresa con una elevada cualificación técnica.

A grandes rasgos, el mantenimiento hospitalario comprende el conjunto de actividades de carácter técnico y administrativo encaminadas a prevenir averías y a restablecer la infraestructura y la dotación necesaria para su correcto funcionamiento diario.

Actualmente, es imposible prestar de unos servicios sanitarios adecuados si además de un buen cuadro médico no existe una infraestructura técnica que sirva de soporte para desarrollar la asistencia sanitaria.

Cumple fundamentalmente con estos tres objetivos:

  1. Garantizar el funcionamiento de todos los recursos físicos y materiales para prestar el servicio necesario, en aras de lograr el mejor rendimiento posible conforme a los costes de operación fijados.
  2. Garantizar la seguridad de los pacientes y del personal que se encuentra ingresado o trabaja allí.
  3. Y todo ello con los máximos estándares de calidad.

Pero estos no son los únicos objetivos del servicio de mantenimiento del centro sanitario, existe un cuarto objetivo menos presente pero sumamente importante que es el de conservar un cierto nivel de infraestructura técnica que impida su envejecimiento prematuro, ya que podría suponer una descapitalización y el aumento de los costes que pudiera llevar consigo la puesta en marcha de otros nuevos equipos y edificios.

El mantenimiento técnico hospitalario suele agruparse en dos grandes áreas:

Mantenimiento del edificio y sus instalaciones.

Instalaciones vitales.

Son aquellas que, en caso de fallo o interrupción prolongada, colapsan el hospital, tales como: instalación eléctrica, alimentación y distribución de agua, instalación de gases medicinales aparatos elevadores.

Instalaciones importantes.

Las que pueden crear graves problemas en el hospital, tales como: Redes de vertidos y saneamiento, depuradora central térmica, horno incinerador, central frigorífica, instalación de climatización, instalación de gasóleo, instalación de GLP, cocina, cámaras frigoríficas, lavandería, central telefónica, sistemas de comunicaciones.

Otras instalaciones:

Como ventilación y extracción general, aire acondicionado, extracción gases laboratorios, instalación contra incendios y operaciones de tipo mecánico.

Mantenimiento de equipos electro médicos.

A desarrollar en tres planos de ejecución.

  1. Operaciones de mantenimiento preventivo, predictivo y correctivo, que garanticen la conservación y durabilidad de los equipos.
  2. Regulación y vigilancia de todos los parámetros funcionales que definen el buen estado de funcionamiento del equipo (temperatura, presiones, caudales, velocidades de paso, revoluciones, intensidades, etc.)
  3. Revisión periódica de funcionamiento de equipos. A realizar sobre cada equipo de cierta entidad para obtener indicaciones de cualquier defecto que disminuya su rendimiento, produzca un mayor gasto energético, sea un peligro para el usuario o paciente.

La presencia de virus y bacterias, el riesgo de contaminación cruzada y su expansión por áreas y conductos y, sobre todo, el material tan sensible con el que se trabaja en los centros hospitalarios –que no es otro que la salid de la población- hacen que este tipo de mantenimiento sea especialmente complejo y su desarrollo deja ser encomendado a auténticos expertos.

 

 

Genera Quatro

Add your Biographical Info and they will appear here.